16 nov. 2009 11:28 a. m.

Paraíso de naturalistas



manada elefantesp 



Nada más amanecer comprobamos que a menos de cinco metros, ¡cin-co!, de nuestra tienda de campaña unos elefantes han dejado su rastro, cruzaron el río y atravesaron el campamento sin que nadie se percatara en mitad de la noche.

La emoción es aprovechada por un grupo de unos 50 papiones perrunos que deciden desayujnar a nuestra costa y nos atacan de forma organizada aprovechándose de parte de nuestros desayunos. El pan es su alimento favorito de nuestra mesa.

askarispEntre las risas del grupo y la preocupación de los Askaris (los guardas que nos acompañan) pasamos un episodio inolvidable, aunque su ataque inicial nos alertó.

Media hora después ya estamos en ruta, recorremos la cuenta del río hasta ver, por primera vez, al gran cocodrilo del Nilo, antílopes de al menos ocho especies distintas. Facoceros junto a un grupo de Oriyx descubrimos a la reina de la jornada, la exclusiva cebra de Grevy, un enorme animal de escasa y amenazada población y que a Félix le fascinaba.

Y no sólo encontramos esta variedad animal en la tierra. Dedicamos unos momentos al cielo y clavamos obnuvilados nuestra vista al vuelo de águilas marciales, buitres de Rupell y esas aves de pico curvo conocidas como Calaos. En fin una maravilla, el paraíso de los naturalistas.

Fernanda Serrano

No hay comentarios:

Publicar un comentario