19 jul. 2011 11:07 a. m.

Al ñu no le gusta el asfalto



El Gobierno de Tanzania no desiste en su empeño de cortar con una carretera las rutas migratorias de este antílope fuera del Serengueti.

A finales de junio, en plena migración masiva estival de los ñus (más de un millón de ejemplares) hacia tierras con pastos más frescos fuera del parque nacional del Serengueti, en Tanzania, el ministro de Turismo y Recursos Naturales, Ezekiel Maige, anunciaba que su país renunciaba a construir una autopista en este espacio protegido. Gobiernos de países como Kenia y Estados Unidos, universidades y organismos científicos y ONG ecologistas de todo el mundo habían criticado duramente que se abriera dicha vía asfaltada a través de una de las grandes reservas de la biodiversidad africana.

Pero el ñu sigue sin respirar tranquilo. A pesar de que ninguna de sus dos especies está considerada como amenazada, preocupa la invasión de sus territorios. El Gobierno tanzano ya ha dicho que desecha la autopista por el interior del Serengueti, pero no una carretera de grava que se uniría, en los límites exteriores del parque, a otras dos asfaltadas. Advierten de que por la de grava no circularán turismos ni vehículos comerciales y que estará muy vigilada, pero organizaciones como African Wildlife Foundation dudan de esta medida y reclaman que se haga una carretera alternativa por el sur, para evitar por completo cualquier zona sensible y protegida.

Para los ñus, cortar con cualquier tipo de carretera sus rutas migratorias hacia lugares como el valle del río Mara o las orillas del lago Victoria, marcadas durante miles de años por sus ancestros, supone un duro castigo. Además, si nos atenemos a las malas noticias que vienen de sus cuarteles estivales en el Masai Mara (Kenia), les abriría las puertas para entrar en alguna categoría de amenaza.

A principios de junio, investigadores de la Universidad de Hohenheim (Alemania) y del International Livestock Research Institute de Nairobi (Kenia) confirmaron el descenso alarmante de las poblaciones de ñus y cebras en la región de Mara, precisamente dos especies migratorias procedentes del Serengueti. Un dato era concluyente: la región recibe un 64% menos de ñus que a comienzos de los años ochenta del pasado siglo. En este caso, los caminos de grava han llevado hasta estas tierras a demasiados cazadores furtivos y animales de granja que desplazan a estos antílopes barbados.
Javier Rico - vía El País 

29 jun. 2011 9:30 a. m.

El Serengeti, salvado

La mayor migración de mamíferos del mundo (con permiso de la recién descubierta en el Sudán del Sur, que se creía desaparecida desde hace 25 años) seguirá existiendo. Ezekiel Maige, ministro de Recursos Naturales y Turismo de Tanzania, ha enviado una carta al director del Centro del Patrimonio Cultural de la UNESCO, en París.

El texto anuncia que el Gobierno de ese país no va a construir una carretera asfaltada que partiría en dos el Serengeti e impediría la migración de alrededor de 1,2 millones de ñus, 200.000 cebras y medio millón de gacelas, y que además abriría todavía más ese parque nacional y la reserva de Masai Mara, en Kenia, al furtivismo. Eso a su vez pondría en grave peligro la supervivencia de los 3.000 leones de la región- que suponen más del 10% de la población mundial de esa especie- y de más de 50 rinocerontes negros, una especie de la que que apenas quedan 3.500 ejemplares en libertad.

El inesperado cambio de opinión de Maige llega apenas dos semanas después de que Estados Unidos, uno de los principales aliados de Tanzania, expresara su oposición al proyecto de carretera. La oposición de Washington a la carretera fue incluso planteada por la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, en su visita a Tanzania la semana pasada.

Oposición internacional

EEUU no ha sido el único país que ha rechazado el proyecto. El Gobierno alemán llegó al extremo de ofrecer la financiación necesaria para construir una red de carreteras locales en la región de Loliondo- al Este del Serengeti, entre el parque y el cráter de Ngorongoro- y el Banco Mundial propuso al Gobierno tanzano, aunque no de forma pública, aportar los fondos para una carretera que al norte de Masai Mara y que, por tanto, interrumpiría otras migraciones de ñus (esencialmente la que se produce entre las llanuras de Loita y Masai Mara) pero no la del Serengeti.

La tensión entre el Banco Mundial y el Gobierno tanzano llegó a tal extremo que la institución prohibió a sus funcionarios hablar con los medios de comunicación de la carretera, aunque fueran comentarios a título personal. El Gobierno de Kenia también ha censurado el proyecto, ya que supondría dejar Masai Mara la reserva más visitada de ese país y una de sus principales fuentes de divisas sin animales.

Artículo completo

27 jun. 2011 11:09 a. m.

Biogás y abono con excrementos humanos en Tanzania

El constante deterioro de la calidad del suelo y la falta de un saneamiento adecuado en la región de Kagera (Tanzania) llevó a la ONG Ingenieros sin Fronteras y a varios alumnos del Departamento de Edafología de la Universidad Técnica de Alemania a diseñar y aplicar el proyecto Carbonization as Sanitation (CaSa). Básicamente, han desarrollado una tecnología de carbonización de desechos humanos, con eliminación de todos los agentes patógenos, que permite crear carbón vegetal y producir biogás durante el proceso.

En el proyecto colabora también Mavuno Project, una ONG que trabaja sobre el terreno en Kagera con varios programas de desarrollo relacionados con el abastecimiento de agua, educación, sida, microcréditos, agricultura y producción de biogás para asegurar la autosuficiencia energética y su generación sin riesgos para la deforestación de la zona y la salud de las personas. Esto último se debe a la deficiente combustión del biogás que realizan en los hogares, lo que provoca problemas respiratorios e infecciones oculares.

El biogás servirá para suministrar energía a todo el proceso
En este caso, la tecnología empleada en CaSa elimina de los excrementos todos los patógenos susceptibles de provocar enfermedades y se asegura que en su posterior utilización como abono solo queden los nutrientes y el carbono vitales, según los investigadores, para frenar la erosión en esta área de Tanzania. Paralelamente al proceso de carbonización se producirá biogás en una planta diseñada también por los estudiantes, y que suministrará la energía a todo el proceso.

La tecnología ha pasado ya por diferentes fases de laboratorio y esperan ponerla en práctica en 2012 en Tanzania. Antes, entre julio y septiembre de este año, y tras la construcción por los alumnos del Departamento de Edafología de una planta piloto en un invernadero de Berlín, realizarán las últimas pruebas recreando al máximo las condiciones ambientales e incluso de acceso a la tecnología que tienen en Kagera, con el objetivo de que la réplica de CaSa en Tanzania no sufra contratiempos.

21 jun. 2011 9:14 a. m.

Un equipo español busca ancestros humanos en Tanzania

El equipo hispano-tanzano del Proyecto Paleoantropológico y Paleoecológico de Olduvai ya ha comenzado a trabajar en la llamada 'cuna de la Humanidad'. Hace unos días que 20 científicos españoles aterrizaron en la famosa garganta, para continuar con la búsqueda de fósiles de hace dos millones de años, tanto de fauna como ancestros humanos.

Esta campaña, la sexta, cuyos miembros estrenan la Estación Emiliano Aguirre, aún sin terminar, está codirigida por Manuel Domínguez-Rodrigo, Henry Bunn, Audax Mbulla y Enrique Baquedano, y estará abierta hasta finales del mes de junio. En total, cuentan con 80 personas para intentar sacar el máximo provecho paleontológico de su estancia.

En esta ocasión, según explica desde Olduvai Baquedano, también director del Museo Arqueológico de Madrid, están trabajando en los yacimiento BK (donde el año pasado se encontraron tres fósiles de un 'Homo ergaster'), en SHK (un canal al que los 'ergaster' iban a hacer sus herramientas de piedra) y en el TK, donde se encuentran numerosos utensilios líticos de diferentes tecnologías con más de un millón de años, para sorpresa de los arqueólogos.

"Ademas estamos revisando la revision de la geología y la estratigrafía de la garganta de Olduvai y prospectándola en busca de nuevos yacimientos", explica Baquedano. "Por el momento no tenemos más restos de homínidos, pero probablemente los tendremos más adelante", asegura el arqueólogo en un mensaje enviado desde la garganta.

Estación Emiliano Aguirre

Por primera vez, las condiciones de vida de los investigadores han mejorado y han abandonado las tiendas de campaña para ocupar alguno de los edificios de la Estacion Emiliano Aguirre, ya construida a un 70%. El objetivo de que estuviera lista totalmente para la campaña se ha topado con la infinidad de retrasos burocráticos que supone en este país africano sacar adelante un proyecto de esta envergadura.

Cuando esté en marcha, la Estación será el primer centro de investigación europeo, e íntegramente español, en el lugar donde se encontraron los primeros restos de un 'Homo habilis', el primero de nuestro género humano.

En esta campaña, coordinada por el Instituto de Evolución en África (IDEA) de la Universidad de Alcalá, han colaborado por ministerios de Cultura, Asuntos Exteriores y Ciencia e Innovación, además de la Comunidad de Madrid, esta última a través de una subvención a la ONG Cives Mundi, que es quien financia la construcción de la sede dedicada a Emiliano Aguirre.

Vía El Mundo
Rosa Tristán

31 may. 2011 5:18 p. m.

El pastoreo tradicional y la caza furtiva amenazan la reserva de Masai Mara


Expoliada por la mano del hombre (y su fusil), la reserva keniana de Masai Mara se encuentra bajo mínimos. De animales, que no de dólares furtivos.
Según un estudio del «Journal of Zoology» -publicación especializada cuyo origen data de 1830- en las últimas tres décadas, la población de jirafas e impalas en la reserva se habría reducido en casi un 70 por cierto.
De igual modo, la explosión del pastoreo tradicional -que ha aumentado en casi un 1.100%- amenaza con acabar en los próximos años con especies como el búfalo o el perro salvaje. Sin embargo, la miseria humana no se limita al pasto ilegal.

Solo en la última década, más de 1.500 cazadores furtivos han sido detenidos en esta reserva, mientras que cerca de 17.000 trampas fueron eliminadas por los servicios de protección locales.

Un millón de euros al año

Como denuncia James Sindiyo, director del Consejo Regional para Narok (localidad en la que se enmarca el Parque), el auge de la caza furtiva en la región se debería, principalmente, al aumento del precio del marfil en el mercado asiático (solo en Kenia, este negocio mueve al año cerca de un millón de euros), así como el endurecimiento de las exportaciones de animales muertos en países como Zimbabue.

«El Gobierno keniano debe destinar un mayor presupuesto a la vigilancia y al seguimiento de los animales salvajes para poner fin a la caza furtiva. Si no se plantean medidas más estrictas, el futuro del Parque peligra», asegura Sindiyo.

Un apocalíptico panorama cuyo presente, en el caso del rinoceronte, no difiere demasiado. Desde la década de los 70 y hasta finales del siglo pasado, la población de estos ejemplares se ha reducido en Kenia en un 96% (el actual número apenas alcanza el millar). Sin embargo, organizaciones como la conservacionista WWF han comenzado una campaña para lograr que su número alcance los 20.000 en 2034.

¿El principal problema? El precio de sus cuernos. Más de 40.000 euros por kilogramo en el mercado negro. Y ante estos números, no hay política ecologista que valga.

Fuente: ABC
Foto: José Luis Ortega

5 may. 2011 9:20 a. m.

Expedición a Tanzania 2011

El arqueólogo y naturalista barcelonés, Jordi Serrallonga ha presentado esta expedición en Barcelona y ha manifestado que el objetivo es “acercar al expedicionario no sólo a los lugares en los que trabajó el naturalista, sino también a sus pensamientos”.

Durante su intervención, el experto ha recordado que Rodríguez de la Fuente estudió al ser humano como a una especie más, “venciendo nuestro característico antropocentrismo para situar la génesis e Historia Natural de los humanos junto a las del resto de los seres vivos”.

“Aunque es una de sus facetas menos conocidas, Félix sintió una intensa atracción por el continente africano y concretamente por Tanzania, donde estudió, además de su fauna y sus paisajes, sus etnias y sus yacimientos arqueológicos”, ha añadido.

Los viajeros que acompañen al arqueólogo seguirán los itinerarios marcados por Rodríguez de la Fuente en los años 60, recorriendo las llanuras de la reserva privada de Sinya, donde revivirán las sensaciones de los primeros representantes del género Homo que hace dos millones de años colonizaron las sabanas del África Oriental.

Para entrar en contacto no sólo con la fauna local, sino también con la población, tal y como hizo Félix, el grupo visitará una manyatta o poblado maasai, donde bajo el consentimiento de sus miembros, serán espectadores de sus actividades y costumbres.

Reserva tu plaza

1 abr. 2011 1:23 p. m.

Una cebra le ganó el duelo a un león

El “Rey de la selva” intentó devorarlo, pero este reaccionó y lo dejó nocaut. Ocurrió en Tanzania.




“Se salvó por un pelo”. Las impresionantes imágenes fueron captadas por un fotógrafo aficionado en el Parque Nacional Ngorongoro deTanzania. El león intentó morder varias veces a la cebra, pero este reaccionó tan rápido que lo dejó nocaut al felino.
En la última foto se observa al león triste por no devorar a la cebra que escapó de las garras del popular “Rey de la selva”.

23 mar. 2011 10:55 a. m.

Las primeras huellas de la humanidad se están borrando


Las primeras huellas de la humanidad, grabadas en el barro de Tanzania hace 3,6 millones de años por homínidos que andaban igual que cualquier persona actual, están en peligro de perderse para siempre. Ese es el mensaje que ha transmitido un equipo internacional de paleontólogos al Gobierno tanzano tras analizar por primera vez desde 1995 el estado de las famosas huellas de Laetoli.
Tras levantar los sedimentos con los que estaban protegidas, el equipo ha encontrado filtraciones de agua, raíces e incluso termitas que amenazan con deshacer el barro en el que quedaron grabadas las huellas. Aunque este se transformó en un sedimento de consistencia rocosa, el efecto de la erosión lo está volviendo a reblandecer. "Sería una locura dejarlas así más de cinco años", alerta Manuel Domínguez-Rodrigo, profesor de Prehistoria en la Universidad Complutense de Madrid y uno de los nueve expertos que han analizado las huellas.
Tras recibir el informe, el presidente tanzano, Jakaya Kikwete, acaba de anunciar que su país construirá un nuevo museo para abrir las huellas al público por primera vez desde que fueron descubiertas en 1978. A pesar de ser Patrimonio de la Humanidad, las huellas han permanecido tapadas con tierra y rocas la mayor parte del tiempo desde que fueron descubiertas.

2 mar. 2011 10:29 a. m.

Arranca Félix en África 2011



A primera hora de la mañana, salida del cuerpo expedicionario de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente en el avión de KLM Madrid-Amsterdam.
En Holanda, conexión con el vuelo intercontinental y, tras sobrevolar el Nilo –y las leyendas de los grandes exploradores que fueron en busca de sus fuentes–, la ansiada llegada al aeropuerto internacional de Kilimanjaro.

Traslado con nuestros vehículos 4x4 hasta la ciudad de Arusha: el centro de África. La cena y el calor de la chimenea serán la mejor excusa para debatir, con el guía de la expedición, los últimos detalles sobre el inicio de nuestro safari tras las huella de Félix en Tanzania.

Así comenzaría tu viaje ¿te animas? En esta edición puedes elegir entre dos fechas: en julio o septiembre. Más información 

21 feb. 2011 3:49 p. m.

Tanzania insiste en asfaltar el Serengueti | Miguel Ángel Criado

Entre conservación y desarrollo, el presidente de Tanzania, Jakaya Kikwete, ha optado por lo segundo: su plan de construir una carretera a través del parque del Serengueti seguirá adelante.

 Ni la oferta del Banco Mundial de financiar un trazado alternativo ni las advertencias del estudio de impacto ambiental han disuadido al Gobierno tanzano. La carretera se hará poniendo en peligro, según los ecologistas, la mayor migración de animales que puede contemplarse aún en este planeta.

Cada año, y al ritmo de las lluvias, un millón y medio de ñus (y otro medio millón de ungulados entre cebras, antílopes y búfalos) abandonan la norteña reserva de Masai Mara (Kenia) para pastar en el Serengueti, en Tanzania. El Gobierno de este país anunció el año pasado su idea de construir una carretera de 480 kilómetros entre las ciudades de Arusha, cerca del monte Kilimanjaro, y Musoma, en la ribera del lago Victoria.

El objetivo declarado era desarrollar la zona y vincular el este y el oeste del país. Pero en medio está el parque, que sería atravesado por 54 kilómetros del trazado. El anuncio provocó la alarma de las principales asociaciones conservacionistas. Hasta la Unesco amagó con retirarle el estatus de Patrimonio de la Humanidad.

Más información

4 feb. 2011 9:19 a. m.

El albinismo, "los fantasmas" de Tanzania y otros pueblos africanos

En Tanzania viven más de 150.000 albinos. Negros de piel blanquísima que deben esconderse del sol que lesiona su epidermis y que allí brilla casi los 365 días del año. También se ocultan del rechazo social y de quienes creen en supercherías y les persiguen para conseguir una parte de su cuerpo, bajo la creencia de que atraen el éxito.

Tienen cáncer de piel muy jóvenes, muchos problemas de vista y trastornos de audición. Además son marginados y perseguidos. Los numerosos albinos de Tanzania se enfrentan, desde que nacen, a un montón de dificultades.

"La incidencia del albinismo (una condición genética en la que hay una ausencia de pigmentación) en Tanzania es muy alta. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos afectados hay, pero podrían superar fácilmente los 150.000. Es el país del mundo con más albinos", explica el profesor Henning Grossman, creador del Regional Dermatology Training Centre del KCMC.

Los albinos africanos, conocidos como 'los fantasmas', viven bajo un sol permanente, para el que no tienen protección natural. "Si no se cuidan, desarrollan cáncer de piel muy jóvenes, a los ocho años. Y, si no les tratamos, no llegarán a cumplir los 30. Su esperanza de vida es muy corta", explica Pedro Jaén. Para Luis Ríos, "una de las cosas que más impresionan es encontrar albinos con metástasis diseminadas o carcinomas epidermoides que se hubieran evitado si los hubiésemos cogido a tiempo. Me da mucha rabia".

Leer más

12 ene. 2011 12:28 p. m.

La extraña gacela del parque del Serengueti

 
Según recoge el periódico ABC, un extraño animal con mucho pelo campa a sus anchas por la Reserva Natural de Masai Mara, en el suroeste de Kenya.
 
La criatura, según escribe la web de medio ambiente Oasis, tendría el pelo marrón oscuro y gris, tan largo que le cubriría los ojos, como a un perro de la raza Schnauzer.
Dos bigotes claros y una larga barba adornan la simpática cara de esta rara gacela que un grupo de científicos está investigando.
El animal sería una especie de gacela de Thompson, pero su rareza, según esta revista, sería justamente el pelo que recubre su cuerpo «tan largo que no se le reconoce».
 
Un «antílope - león» en el Serengueti
 
Por otro lado, una especie animal desconocida, «mezcla de antílope y león», según sus descubridores, ha sido avistada en el Parque Nacional del Serengueti, en Tanzania, informó el periódico tanzano The Guardian.
El rotativo explica que la criatura, bautizada como «el enigma del Serengueti», parece una gacela de grandes dimensiones, con ciertas similitudes al camello y con una poblada melena, además de abundante vello de color oscuro.
El responsable de comunicación de la Autoridad de los Parques Nacionales de Tanzania, Paschal Shelutete, indicó que enviarían grupos de expertos para determinar «si es una nueva especie animal o una mutación».

5 ene. 2011 10:11 a. m.

Las jirafas blancas evitan a los investigadores tanzanos

Un grupo de una rara variedad de jirafa, con manchas blancas, ha sido avistado en el Parque Nacional de Katavi, en Tanzania. «No creemos que se trate de otra especie, cabe la posibilidad de que sean jirafas albinas», ha apuntado a Efe Elisa Manase, una ecologista que trabaja en el parque.
El conservador del espacio, David Kadomo, ha manifestado su intención de destacar a un equipo de investigadores para estudiarlas. «Pero parece casi imposible acercarse, huyen en cuanto ven a la gente. Además, puede llevar meses volver a localizarlas, pues rara vez se mezclan con otras jirafas».
Según Kadomo, el grupo estaría compuesto por, al menos, tres individuos «de apariencia física similar a la de las otros ejemplares de su especie, aunque con manchas blancas».
Sólo vistas por los locales
Manase ha explicado que «sólo los habitantes locales han visto de manera ocasional a las jirafas blancas. Los turistas, investigadores y guardas no han tenido tanta suerte».
El 6 de septiembre de 2005, tras más de una década de búsqueda, Charles Foley, de la Sociedad de Conservación de Vida Salvaje, pudo fotografiar a un ejemplar de jirafa blanca en Tanzania. El científico tuvo noticias de su existencia en el Parque Nacional de Tarangire allá por 1993. Un año más tarde, al perder el rastro, llegó a pensar que el animal había muerto. Sin embargo, Foley no cejó en su empeño: «Comprobé que la jirafa no era en realidad albina; simplemente, tenía un color más brillante que la media».

Fuente: ABC.es
Fotografía: National Geographic